Alfeñiques, historia 1


Aunque la muerte como hecho en sí es igual en todas partes, en México su concepción es otra;  se presenta como un buen amigo con quien nos permitimos gastarle una broma.


Dulces 14: Tumbas de azúcar
La concepción de la muerte como forma distinta de la existencia surge de determinada actitud ante la vida, que se ha venido formando a través de una tradición milenaria.

Mientras que en Europa la muerte tiene un sentido particularmente  traumático. En América, al contrario, los ritos de sacrificio humano tenían un tenor festivo, e inmolarse era considerado el más alto honor al que un ser humano puede aspirar.

Fue en el periodo Preclásico, entre los años 2500 y 300 a.C. cuando en el continente americano se empezó a representar a la muerte con un esqueleto.

Los alfeñiques en México tienen sus inicios en  la etapa precolombina, donde se conocían como Tzoatl y se elaboraban  para celebrar a los muertos  con amaranto, masa de maíz, miel de abejas silvestres y miel extraída del corazón del maguey, se elaboraban figuras de diferentes formas de acuerdo a los ritos funerarios.

Fray  Bernardino de Sahagún escribió al respecto:...en algunas de sus ceremonias, los naturales acostumbran representar a sus dioses con efigies hechas de amaranto y miel.  Entre otras ceremonias esta la del mes llamado Tepéhuitl, cuando se honraba a los montes. Para esta festividad se elaboraban figuras con una masa llamada Tzoalli que servían para honrar a los muertos y ofrecérselas a los dioses.

Antes de la llegada de los Europeos, en México no se conocía la caña de azúcar.

Comentarios

  1. [...] muertos y el día de difuntos para los adultos. Las ofrendas consistían en dinero, cacao, cera, figuras de dulce, aves, frutas, semillas y [...]

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares